sábado, 20 de octubre de 2007

La tortuga y el caimán

Recupero hoy este cuento de hace justo un año. Espero que os guste tanto como a mí, allá va:


Os contaré una historia que pasó hace ya muuucho tiempo: Había una tortuga, que se llamaba Azul, que iba siguiendo a un caimán, que se llamaba Nilo. Ahora diréis ¿pues cómo va a seguir una tortuga a un caimán? Pues eso digo yo, de ninguna manera.

Así que claro, la tortuga no podía seguirle el ritmo, y el caimán se acercaba y se alejaba a su antojo, zarandeando a la pobre Azul que acababa casi siempre medio mareada y desorientada de la meta y volviendo a la casilla de inicio una y otra vez, mientras que el cuchispillas de Nilo iba y volvía cientos de veces, sin tregua, y nunca parecía cansado.

La tortuga y el caimán se fueron alejando mutuamente, como no podía ser de otra manera, porque la meta que Nilo había alcanzado tantas veces se le volvió aburrida y tediosa y comenzó a zigzaguear por senderos tortuosos, a los que nuestra pobre tortuga no podía acceder, salvo riesgo de quedarse atrapada y otra cosa no, pero lo que sí era Azul era equilibrada y con las patitas en la tierra, como debe ser toda buena tortuga que se precie.

Pasaron muchos inviernos sin encontrarse, tantos como diez, hasta que los intrincados caminos que había tomado el caimán se convirtieron en un laberinto que un buen día fue a parar adonde había llegado la tortuga, despacito pero en línea recta. En un primer momento se sorprendieron de verse. También se fijaron en los cambios: Azul tenía el caparazón más resistente que entonces y Nilo tenía ciertos zarpazos en su piel de reptil pero se reconocieron de inmediato.

Se miraron. Volvió a empezar el juego.
De repente los dos habían vuelto a la casilla de salida.

No sé cómo termina esta historia; si alguien conoce el final, que me lo cuente.

23 comentarios:

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Pues esas cosas nunca se saben.

Pero el fuerte caparazón protege a la tortuga. No hay porqué no arriesgarse.

Á. Matía dijo...

Me gusta.

Por cierto, hoy me he acordado de ti. Bueno, de tu blog. He estado en una tienda de animales y había uan tortuga exótica que costaba más de 300 euros.

Más vales tú y no te vendes. Así me gusta.

Entrepelos dijo...

maraleja: Despacito y con buena letra?
No sé, me da la impresión que el cuento quiere decir que si vas despacio, a la larga las cosas salen mejor, no?

MARISA dijo...

Yo sí que sé cómo termina la historia:

Se enamoran hacen el amor y nació la especie Macrochelys temminckii (tortuga caimán) para conocer más:
http://www.chelonia.org/articles/macrochelyscare_sp.htm

(no es coña, existe)

Hasta los cojones. dijo...

Joder. Marisa me ha quitado el final. Yo también creo que se casan. Juas

Un besazo.

La interrogación dijo...

Pues depende, si al volverse a mirar, surgieron miles de chispas que encendieron miles de fuegos... pues obviamente echaron un polvazo que te cagas y fueron felices hasta el fin de los días.

El futuro bloguero dijo...

Tú buscate un tortugo que te reconforte y dejate de caimanes.

Aunque cosas más raras se han visto por la selva y por el lago, normalmente necesitarás más que un caparazón para protejerte del cuchispillas...

No sé, en estas cosas nadie sabe.

Platón dijo: Haz lo que quieras porque hagas lo que hagas... te arrepentirás.

besos orejiles.

Anónimo dijo...

pues acaba como siempre, la tortuga solita solita solita solita, y el caiman vendiendo pieles de cocodrilo....de mercadillo claro... y en compañia

la pequeña tortuga dijo...

Hola Nilo :D

James Joyce dijo...

Una prueba más de que la vida se rige por ciclos...

wen dijo...

Ala, qué cuento más chulo tortuga!!
Me ha encantado. Yo creo... creo que todo el mundo cambia y busca cosas nuevas o se aburre de las que tiene. Yo creo que en este cuento, la sartén por el mango la tiene la tortuga fíjate...

Sonrisa de luna dijo...

pero bueno empiezas el cuento y luego no lo acabas jejejejejejejej, bueno la imaginacion es gratis asi que cada uno piense lo que quiera, no?, ajajajaj
besitos y que tengas un bonito dia, muack

Beauséant dijo...

no soy bueno poniendo finales, porque siempre acaba muriendo alguien.. por esta vez prefiero callar y pensar que ahí siguen buscando caminos distintos que desembquen en el mismo sitio.. supongo que la vida es algo así... a su manera cruel y extraña

22 dijo...

tortuga tortuguita.......zorrita

Modesto dijo...

No sé como acaba, pero espero que dure bastante ;)

clipper dijo...

Yo me considero caimán que por querer anticiparme acabo mal, en cambio la tortuga tiene ms vision de futuro y sigue su camino tranquilamente jajaja

sergisonic dijo...

el flashback circular no los marea, así que se vuelven a lanzar los dados, y aunque parezca que no, la partida es diferente.

Caminante (El chico que camina) dijo...

Porque todos los finales son el mismo repetido...

Joaquín Sabina - Ruido.

El final decídelo tú!!!

Caminante (El chico que camina) dijo...

Porque todos los finales son el mismo repetido...

Joaquín Sabina - Ruido.

El final decídelo tú!!!

ninive drake dijo...

espero que hayas tenido un buen fin de semana y que comiences la semana de vicio

un beso

Hasta los cojones. dijo...

He puesto tu enlace con un baner en una nueva sección:
Gente de puta madre + IVA
Asin lo dejo todo un poquito más ordenado y chulo.
Espero que te guste.

Un besazo.

Sonrisa de luna dijo...

besitos cielo y que pases un buen lunes arrggggggggg, muack

OaBy dijo...

Aprende de tu congénere y mantente firme ante los caimanes que intentan en todo momento apartarte de tu propósitos.