viernes, 16 de febrero de 2007

Una de tantas mangueras sin control


Y yo sé lo que digo.
Todo el mundo por ahí lanzando frases lapidarias a diestro y siniestro y resulta que más cerca de lo que yo pensaba, tengo a uno de los mayores poetas urbanos que conozco. No puedo decir su nombre para no desvelar su identidad, así que lo definiremos como “una de tantas mangueras sin control”, o sea, un tío.

Su última frase memorable, hace apenas unos minutos: “Tú levanta el país, que otros lo acostaremos”.
Cierto como que mañana se hace de día otra vez: él lo acostará, como lleva haciendo durante los últimos cuarenta años…..mientras el hígado se lo permita, claro.

Su anterior frase para recordar, justo antes de Nochevieja 2006: “Llegaré hasta donde me deje la guardia civil”….de nuevo otra verdad como un templo….y así fue, como él ya lo había vaticinado, llegó hasta donde se lo permitieron….mientras volvía a casa, aquel 29 de diciembre, en uno de los controles de la carretera, ya le habían detenido a él, a la manguera sin control por excelencia, ignorando que estaban deteniendo a uno de los grandes pensadores de este siglo. Cuánta ignorancia….

2 comentarios:

Iceman dijo...

Joder lo de mangueras sin control, que buena imagen tienes de nosotros XDD

Me gustó la filosofia de ese gran pensador que tienes ;)

Un abrazo xiqueta

el mono dorado dijo...

NO tiene nada que envidiar a Kant tu colega jejej