martes, 13 de mayo de 2008

La vida en naranja


Se me escurrió entre los dedos. Estaba ácida o amarga (nunca supe la diferencia entre ambas) pero seguí bebiendo a pesar de todo. Otras veces me sabía dulce. Pero no podía dejar de beber.
Algunas veces la sentía pesada como una losa, otras liviana como las plumas, como el aire. A veces llena, otras vacía.
Ultimamente me sabe naranja.

10 comentarios:

Marieazul dijo...

Hola! mi blog cumple un año y quiero compartirlo contigo. En mi casita hay un obsequio para ti!
Un abrazo.

Caminante (El chico que camina) dijo...

¿Naranja mecánica?

James Joyce dijo...

La vida en rosa ha derivado en naranja... todo sea para bien.

Besos!

Beauséant dijo...

eso es que ya te vas acostumbrando :)

JAL dijo...

Mejor que no te sepa limón

Modesto dijo...

Naranja? Me gusta el sabor de la naranja :)
Besitos!

El futuro bloguero dijo...

Beberse... la vida.

Boomings dijo...

La naranja ofrece un montón de posibilidades, es lo bueno que tiene...

el mono dorado dijo...

¿yo? me casaria de naranja como los indios. jejej

Indra dijo...

Naranja dulce
Limón partido
dame un abrazo
que yo te pido.

Si fuera falso
tu juramento,
en un momento
te olvidaré.

Toca la marcha ,
mi pecho llora,
adiós señora ,
que ya me voy.

Si acaso muero
en la batalla,
tened cuidado
de no llorar.

Porque su llanto
puede ser tanto
que hasta pudiera
resucitar.