miércoles, 23 de mayo de 2007

Sólo era eso

No, no quiero que me regales entradas para los toros. Primero, porque no soporto las corridas de toros y segundo, porque ya no quiero que me regales nada.

¿Y sabes por qué? Porque a mí no se me conquista con regalos. Ni caros ni baratos, no se me conquista con dinero y ya está.

Ya sé que no lo vas a entender pero es que el amor no se compra con dinero. El amor no se compra.

Porque yo lo que quería de tí era tu tiempo. Y eso es lo único que o no podías o no querías darme.

19 comentarios:

James Joyce dijo...

Esta mañana estaba leyendo las últimas entradas de un interesante blog y me tenía que ir. Y he deseado poder comprar un ratito más para leerlo entero. Pero por suerte, el dinero no lo puede comprar todo. Aunque en este caso me haya perjudicado.

Juan Rubio dijo...

Los hay que pagarían por parar el tiempo por pasar un rato más con el ser que más aman en el mundo.

Chasky dijo...

Es que el tiempo vale su peso en oro, no sé a cuanto está ahora el gramo de oro pero no debe ser nada barato.

JAL dijo...

O sea que los diamantes no son tu mejor amigo. Eso está bien, a mí me es más fácil regalar tiempo que diamantes

OaBy dijo...

Ya sé que esto no es amor sino amistad, pero... ¿Nunca habéis sufrido al típico capullo integral parido a pedos, en clase o en el trabajo que no caía bien a nadie e intentaba comprar vuestra amistad con regalos? Dos veces lo ha sufrido ya el que suscribe... Con lo borde que soy, pobresetos
Hechos reales:
-"Tengo la última versión del JUEGO-CAÑERO-QUE-LO-FLIPAS, stá muy bien ¿la quieres?"
-"Tio, ****, no me ofrezcas más cosas, de verdad..."
-"¿No te mola ese juego?"
-"No, pero es que tú me caes como el culo y comprenderás que no puedo aceptarte nada"

No funcionó hasta la quinta.

vitruvia dijo...

Lo que uno como ser, está dispuesto a dar, vale más que todo el oro del mundo.

Wilde dijo...

Muy bien!!!! las cositas claritas!!! Lastima que haya gente que aun no sepa que hay cosas, que no te las enseñan en el colegio, pues para saberlas, no se pueden aprender...

bicos!

La interrogación dijo...

Al pan pan y al vino vino. Eso es, tortuga. Si no tienes el tiempo de esa persona, para qué quieres a esa persona?

Seoman dijo...

QUe mejor regalo que el estar junto al otro. Los regalos, meros objetos sin sentimiento. Aunque a veces hacen feliz, no?
Saludos desde O Recuncho

casi yo dijo...

coño, hemos pasado de la combinación perfecta al "que te den por culo".

Muy expeditiva, sí señora.

VICTOR ALFARO dijo...

Me parece buenísima "La combinación perfecta" que has escrito en el post anterior. MUY GRANDE, enhorabuena y gracias por pasarte por mi blog!

juannnn dijo...

Pues yo tampoco soporto las corridas de toros. El dinero no da la felicidad, es verdad, pero hija mia, ayuda a que todo sea menos dificil, te lo dice uno que cobra menos de 1000 euros¡¡¡
pero que conste que a mi tampoco se me compra, soy feliz con mi nivel de vida eh?

Beauséant dijo...

comprar sentimientos con dinero es un juego peligroso, porque nunca se dan sentimientos de verdad...

Hasta los cojones. dijo...

¿A cuanto esta el kilo de sentimientos?
¿Y el de amistad?
Sentimientos + amistad = Amor
Sentimientos + amistad + dinero =… Fórmula imposible cuya solución la encontrarás todos los días en el tomate.

Marujita Robinson dijo...

Es una pena que no se pueda comprar el tiempo...¿o es una ventaja? o_0

wen dijo...

Jejejeje, yo creo que me regalan entradas para los toros y se le quita a quien sea las ganas de regalarme nada mas o de volver a verme en la vida....
Que bien que lo tengas tan claro :)) y qué bien dicho te ha quedao !

Caminante (El chico que camina) dijo...

El amor no se compra.

Lo malo es que sí se vende. Eso es lo que me ha pasado a mí.

Y el tiempo... parece que nadie está dispuesto a darlo.

Esto debe ser una epidemia...

Toni dijo...

El tiempo es el regalo mas preciado del mundo. Aunque mas el tiempo perdido que el tiempo que esta por venir...

¿Cuantas veces habremos dicho... "si pudiera volver atras..."?

Roberto dijo...

Sin embargo, el amor tampoco es tiempo. Lo que necesitas no es que te regalen su tiempo, sino su amor.